Esta #epidemia nos ha pillado de imprevisto…a pesar de que nos avisaron. 

Pero estaba lejos, y el problema era de gente de otro país. Total, estábamos acostumbrados a cambiar de canal cuando salían las imágenes de la guerra de #Siria, o los naufragios del #Mediterráneo, o las masacres del #Congo, #Malí, #Burkina, a reírnos del pueblo chino y sus exageraciones con las mascarillas. 

Ni nos inmutamos cuando el gobierno griego impidió hace poco desembarcar en #Lesvos a cientos refugiados: un #niño de esa barca murió #ahogado justo enfrente del aeropuerto, a pocos metros de la costa. 

No sentimos el dolor de sus padres, no fuimos compasivos con su miedo….

Pocos días después todos somos #refugiados en la seguridad de nuestros hogares. Y tenemos mucho #miedo por perder a nuestros seres queridos, en especial a nuestros padres.

Soy #médico de familia, trabajo en #Urgencias extrahospitalarias. Me tocó enfrentarme al #virus en mi ciudad de origen. Ir de casa en casa en ambulancia para atender a personas asustadas, enfermas, solas… 

Tragarme las lágrimas cuando comunicas a un familiar que tal vez su madre tenga la enfermedad, y estalla en un gemido de dolor… Y llegas seria, detrás de una #mascarilla, una #bata, y unas #gafas, tratando de seguir protocolos, con miedo a no adquirir el virus y mucho menos a transmitirlo, y tras valorar a ese abuelo al que le cuesta respirar, descubres que más que una botella de oxígeno, lo que necesita es un poco de #humanidad en la asistencia, y les regalas unas palabras de #consuelo, un apretón de manos con el guante, y la mejor de tus #sonrisas a través de la mascarilla…la mejor #medicina en esos momentos. Lo aprendí en los campos de refugiados de #Tesalónica y de Lesbos: repartir paracetamol con #amor, sin pensar que voy a salvar el mundo, con la #humildad de ser un médico de #familia que se debe a sus pacientes.

Después de días de tensión, una llamada de mi coordinador de Urgencias: debo permanecer en #aislamiento porque mi compañero ha comenzado con fiebre y tras realizarle el #test, ha dado positivo.

Días de #incertidumbre y #reflexión en la seguridad de mi hogar…. Una prueba y un resultado. 

Si sale negativo bien porque no tengo la enfermedad, pero vuelvo a trabajar y otra vez a cargar la pistola de la ruleta rusa

Un positivo puede ser malo por miedo a que en cualquier momento dejes de respirar o lo haga la persona que amas y que tienes a tu lado en estos difíciles momentos…o bueno, porque durante unos días dejarás la calle, dejarás de sumar carga vírica y carga emocional.

Salió #positivo.

Siete días ya tras el contacto y sigo fuerte… Ojalá pronto mi nuevo test sea #negativo y pueda volver inmune a la calle a repartir más ”paracetamol».

Un mensaje a todos mis compañeros: » No dejéis de #sonreír tras la mascarilla».

Eva. Equipo Tierra.

A 24 de marzo de 2020.