Toda crisis es una oportunidad…

Para mí esta «crisis» significa la caída del velo que nos tapaba los ojos.

Si bien, hay gente que no está preparada para ver la realidad y se cubrirá los ojos con las manos. No las culpo. Es el miedo quien las maneja. 

Después de tanto tiempo «manipulados» y con información «distorsionada», es difícil saber quién dice la verdad. La verdad estará siempre ahí, delante de nuestros ojos, aunque no sepamos o queramos verla (por el dolor que nos puede provocar).

Se acercan «tiempos oscuros» o «más oscuros» en los que mantener la claridad de mente se hará complicado. Puede que lo que suceda sea lo que «nos merecemos» o «necesitamos» para subir de nivel de conciencia. Aunque también es cierto que los cambios que vienen impuestos de fuera no suelen ser permanentes, sin embargo, los que vienen desde dentro son los que transforman. 

Un consejo: no nos anclemos en la queja, la ira o la rabia… Motivos y razones tenemos para sentirlas, pero dejémoslas a un lado y pasemos a la acción. Cultivemos valores que nos serán necesarios para lo que nos viene, mantengamos la llama encendida de lo que somos. Aprovechemos para crecer interiormente.

María.

A 9 de abril de 2020